663.882.181, Inma Pastor | reservas@noblezza.com

Idiomas

Los Alhorines: valle agrícola y paisaje de aves

10, mayo | Vall d'Albaida | Sin comentarios
Los Alhorines: valle agrícola y paisaje de aves

La geografía conforma espectáculos naturales tan bellos como los valles, lugares donde impera la naturaleza en su estado más puro, el aire limpio, el silencio lejos de las ciudades, llanuras y rincones de gran riqueza en flora y fauna. Como ya sabréis, la zona en la que se ubica la Finca Santa Elena es un área privilegiada, situada en lo que se conoce como Terres dels Alforins.

Esta zona forma parte a su vez de una antigua zona geográfica con mucha más extensión que abarca varias regiones y que tiene su propia historia: el Valle de los Alhorines –o Vall dels Alforins en valenciano-. Este comprende los términos municipales de Caudete -en Albacete-, Villena -Alicante-, Font de la FigueraMoixent en la comarca de La Costera, y Fontanars dels Alforins en la comarca de La Vall d’Albaida. La tradición y riqueza agrícola ya era muy fuerte en esta zona en la época del Al-Ándalus. Tanto que se convirtió en “granero estatal” dependiente de lo que se conocía siglos atrás como Ŝateba –Xàtiva-, que a su vez se encontraba dentro de la zona administrativa del iqlim de Medina Bilyāna –Villena-. El propio nombre de Alhorines deriva del árabe Al-hurī, que significa granero.

Esta zona, como hemos dicho, tiene su propia historia. Una historia no precisamente tranquila y calmada, sino de conflictos por el control y las delimitaciones del terreno. Ontinyent, dentro de la Vall d’Albaida, forma parte muy importante de esta disputa. Y es que desde la reconquista de los Alhorines de Poniente, esta zona concreta del valle ha sido reclamada tanto por Ontinyent como por Villena, y se transformó en un conflicto abierto de limitación geográfica también entre Villena y Caudete. Ontinyent se quedó finalmente con la parte oriental de los Alhorines, hasta que en 1927 se separaron algunas partidas y se creó un nuevo municipio, Fontanars, ahora llamado Fontanars dels Alforins.

Los conflictos por esta tierra no son de extrañar cuando conocemos el gran valor ecológico, agrícola y paisajístico del valle. Especialmente en la región que rodea la Finca, el paisaje agrícola es muy marcado, parecido al de la Toscana, pues las tierras suelen estar distribuidas en parcelas pequeñas –separadas por setos-, donde se cultiva cereal, vid y árboles frutales. De hecho, esta área es llamada la Toscana Valenciana por su gran parecido paisajístico con la región italiana, donde abunda la vegetación y el horizonte está marcado por las llanuras, el colorido de los viñedos y las suaves ondulaciones del terreno.

Además, también los amantes de los animales encontrarán esta zona muy interesante. La fauna que podemos encontrar en el Valle está formada por pequeños herbívoros, reptiles y carnívoros como los zorros. Pero, sin duda, podemos decir que  las aves son las dueñas de estas tierras, especialmente las pequeñas rapaces. Encuentran allí refugio para sus nidos unas 18 especies de aves, entre las que se encuentran algunas tan conocidas como el búho real, el águila real o el halcón peregrino.

La zona en la que se encuentra la Finca Santa Elena es, como se ve, un área privilegiada marcada por la tradición del Valle de los Alhorines y una riqueza agrícola y natural que se ha perpetuado con el paso de los siglos. Por eso, además de disfrutar del paisaje y grabarlo en la memoria, es casi obligatorio captar con la cámara el paisaje dels Alforins y llevarse un bonito recuerdo de la Toscana Valenciana. Os recomendamos observar uno de sus atardeceres, cuando tanto la tierra como el cielo se llenan de colores. 

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha